Winter is Coming

Un foro de rol basado en Game of Thrones.
 
ÍndiceCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Huyendo Lejos

Ir abajo 
AutorMensaje
Admin
Admin
avatar

Mensajes : 42
Fecha de inscripción : 06/10/2011

MensajeTema: Huyendo Lejos   Lun Oct 24, 2011 8:59 pm

Dejando atrás el bullicio de la bienvenida para los Arryn, los Stark fueron muy diligentes y los llevaron sus aposentos en el castillo de Invernalia. Por supuesto, el matrimonio de los Señores del Nido de Águilas compartirían una habitación para ellos solos, mientras que Efraim Arryn tendría una alcoba cerca de las habitaciones de Raphael y Brandon Stark. La señorita Ekaterina Arryn tendría un alcoba para ella, su "Cocinera Personal" y su Septa, ubicada en una de las torres.

Los sirvientes se ocuparon de llevar a los caballos a los establos, donde se aseguraron de que estuvieran bien alimentados, y cepillados. Asimismo, el jefe de los Mozos de Cuadra ordenó que trajeran las mantas con el emblema del Lobo Huargo para mantener calientes a los animales, que no estaban acostumbrados a este frío. A cada animal se le asignó un cuidador especial, como tenían todas las monturas de los Stark. Rápidamente los animales de los Arryn y los de los señores de Invernalia, parecieron llevarse bien, como sus piafares indicaban.

Roland hizo que Egon lo acompañase a su escritorio, y Lord Arryn aceptó de buena gana, bromeando como siempre, pero por la expresión del señor de Invernalia, no hallaba todas sus bromas divertidas. O quizá era que su expresión adusta lo acompañaba a todos lados. Quizá se reía por dentro.

Lady Arryn cotilleaba como toda una dama con Lady Aurora, quien compartía novedades y relatos de la alejada Invernalia. A pesar de ser una Stark, el cálido corazón de Aurora hacía que todo el que hablase con ella sintiera que estaba a salvo, y en un lugar muy similar a su propio hogar. Ambas damas se dirigían a los aposentos privados de la señora de Invernalia, seguidas bien de cerca por sirvientes, y un soldados Arryn y otro Stark. Completamente innecesarios con toda la protección del castillo, pero por cuestiones protocolares seguían allí. Pasados unos días, seguramente, dejarían sus armaduras de lado, y podrían ponerse cómodos.

Mientras tanto, la joven Ekaterina miraba todo con ojos maravillados, y no parecía despegarse de los talones de su "Cocinera Personal" y su septa, bueno, ella no parecía querer dejar ni un segundo la sombra sola de la joven Arryn. Una joven sirviente de Invernalia, que en su vestido de color gris, mostraba apliques blancos, indicando a la casa que servía, se acercó a ella.

-Lady Ekaterina, si es tan amable de seguirme, le mostraré sus aposentos-dijo con la suave y tímida voz de alguien que sabe que está hablando con alguien diez veces más poderoso que ella. Había ensayado a medio camino una reverencia, pero la joven quedó mitad inclinada, mitad agachada, pero no tardó en regresar a su postura.

Ekaterina y su pequeño séquito personal, siguieron a la joven sirvienta, y
se adentraron en una de las torres del Castillo de Invernalia, sintiendo como las corrientes de aire frío se instalaban en sus cuerpos.





Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://westerosland.foroargentina.net
Ekaterina Arryn
Casa Arryn
Casa Arryn
avatar

Mensajes : 40
Fecha de inscripción : 14/10/2011
Edad : 23
Localización : Actualmente Invernalia

MensajeTema: Re: Huyendo Lejos   Lun Oct 24, 2011 9:31 pm

Todo en Invernalia era frío, pero noté muy pronto que las personas eran lo que le daban calidez al ambiente, y me sentí a gusto y cómoda. Pensaba eso mientras el carromato se bamboleaba de un lado a otro, por las calles pedregosas que daban al castillo de los Stark, y no pude evitar sonreír. Quizá, si todo salía bien, este sería mi hogar en el futuro. Y los rostros que veía detrás de los cortinajes del carro, serían rostros que conocería a la perfección. Así como podía recitar uno a uno los linajes nobles de las casas Vasallas de mi familia, también debería familiarizarse con las personas que día a día daban vida a estas heladas tierras.
Una vez bajamos del carromato, mi grupo familiar se separó cada uno por su lado, mi madre fue con Lady Stark, mi padre y sus chistes se fueron con Lord Roland, y mi hermano se alejó en dirección a los establos, donde se habían llevado a los caballos para que descansaran. Sólo los Siete sabían lo mucho que él adoraba a su yegua. No dejaría que ningún mozo de cuadra la tocara, y solamente él la cepillaba.
Rhea no se separaba de mí, y tampoco Niniana. Suspiré, resignada a pasar el resto de mi estancia con ellas, si la compañía de Rhea era fascinante, y podíamos entrenar cuando estábamos solas, era todo lo contrario con mi septa. Todo con ella era sobre lo mal que hacía las cosas, o como no las hacía lo suficientemente bien.
De pronto, una jovencita de mi estatura, pero unos años mayor que yo, apareció enfrente nuestro, y adoptando una curiosa postura, nos dijo si la podíamos seguir. La fría luz que entraba por los ventanales, le arrancó destellos a sus oscuros cabellos, haciendo que luciera una cabellera de dos colores por un momento.
Con Rhea y Niniana, la seguimos diligentemente, hasta una torre de aspecto soñado. Las pesadas puertas dobles de roble se abrieron hacia adentro, y vi en el interior, una cama adoselada, una hoguera de piedra encedida, un gran ventanal que daba a lo alto de los jardines invernales de los Stark, y dos cómodas literas para mis compañeras. Un escritorio de madera, una silla, una bacinilla, y un espejo de tocador, decoraban el lugar y le daban una atmósfera de cálidad de hogar.
La muchacha que nos trajo, se fue sin decir nada, y nosotras comenzamos a recorrer el lugar tranquilas. Niniana dijo que visitaría la biblioteca y me dejo al cuidado de Rhea, que por más que ambas mujeres se tenían cierto recelo, la septa sabía que podía confiar en la Lysena.
Cuando nos quedamos solas, Rhea me miró con sus curiosos ojos dorados.
-Sé que te mueres por ir a recorrer. Si preguntan por tí, diré que te estás dando un baño. No tardes mucho y lleva a Las Garras contigo-dijo antes de que pudiera decir nada.
-Me conoces demasiado bien Rhea-sonreí mientras le respondía, y me acerqué a la puerta, al tiempo que tocaba mis faldones, para sentir en mis piernas a mis dagas "Las Garras de Águila" bien sujetas a mis muslos.
Miré para ambos lados, y no había guardias por fortuna, y comencé a correr en la dirección contraria a la que habíamos llegado. Dejé atrás nubes de aliento, decidida a explorar todo lo que no había podido ver antes.

_________________
Ekaterina Samyra Arryn


It's not fair, it's not fair, there was time now...
Kneeling down, take in the moment when
Everything becomes finally clear.
It's not fair to lose it,
And how... there was a time now
But Death is cheating us somehow
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
 
Huyendo Lejos
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Huyendo del Amor
» Mon Studio de Desing
» Huyendo de la Extraña Explosion
» [Neo Revolution] La Misteriosa Mujer y las Plantas Asesinas
» Huyendo con las armas de pandora¿nueva alianza?

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Winter is Coming :: El Norte :: Winterfell-
Cambiar a: