Winter is Coming

Un foro de rol basado en Game of Thrones.
 
ÍndiceCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 La tormenta se acerca (Thomas y Aedin Baratheon).

Ir abajo 
AutorMensaje
Rickard Baratheon
Casa Baratheon
Casa Baratheon
avatar

Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 14/10/2011

MensajeTema: La tormenta se acerca (Thomas y Aedin Baratheon).   Miér Oct 19, 2011 5:19 pm

Amanecía, el cantar del gallo había alertado a Rickard, quien desde las cuatro de la mañana no había podido conciliar más el sueño. Hacía aproximadamente un mes que había llegado a Desembarco del Rey ante la trágica noticia de la muerte de su hermano Glacius, legítimo rey de los siete reinos, o al menos “legitimado” por las incontables casas juramentadas de todo Westeros. Su hijo, Brynden Baratheon, sobrino de Rickard y un absoluto y desdeñable imbécil de doce años se había convertido en el nuevo rey de los siete reinos, el joven que ponía su real trasero sobre el trono de hierro, el trono que muchos ansiaban, por el que miles de hombres matarían, incluso él.

Rickard estaba hecho un remolino entre las sábanas, le habían llamado para formar parte del consejo del Rey en vista de la necesidad de una nueva mano del rey, la pregunta era: ¿Quién tenía la voluntad y el temple suficiente como para dirigir y sobre todo, soportar, las venturosas actituces del joven rey?

Se trataba de una pregunta complicada.

Brynden había ya propuesto la vacante a su abuelo, a Lord Holly Baratheon, señor de Bastión de Tormentas, quien se había negado rotundamente a poner un pie en Desembarco del Rey. A Rickard y al resto de sus hermanos aún les hacía curiosidad el hecho de que su padre jamás hubiera aceptado ser el rey en el trono de Hierro. Era, probablemente, el único rey histórico que había renunciado a la corona en milenios. Al menos el único Baratheon. Según se comentaba, el único que supo del supuestamente “pérfido y oscuro secreto” de Lord Holly era su hijo mayor, Glacius, el rey muerto.

No había necesidad de mentir, nadie había sufrido más la muerte del rey que el mismísimo Rickard, Glacius era un ejemplo a seguir, un hombre fuerte y honorable, y sin embargo, las disputas sobre la manera en que el reino debía manejarse eran cuantiosas con su hermano Rickard. Por alguna razón incomprensible, el rey solía pedir el consejo de su hermano catorce años menor. Quien sin embargo, no podía quejarse de ser un mal luchador, un torpe noble o un donnadie con las mujeres, todas estas virtudes se le daban bien, bastante bien. Thomas había incluso llegado a llamarlo “Rickard sin lecho”, por las incontables escapadas de una cama a la otra que solía realizar su hermano mayor.

En fin, volviendo a aquel día, cabía acotar que el cielo se encontraba parcialmente nublado y una brizna de fresca brisa se habría paso entre los horribles ventanales del Torreón de Maegor.

-No veo la necesidad de dormir en esta enorme pocilga de piedra—dijo para sí mismo, mientras hacía llamar a sus sirvientes, que, por lógica Rickardiana, eran todas doncellas muy hermosas. Estas no se hicieron esperar.

-Panceta, huevos revueltos y el mejor jugo de la cosecha de arándanos—ordenó.

Se desperezó, levantándose totalmente desnudo frente a sus doncellas quienes ya estaban acostumbradas a ver el miembro de su señor.

-Me pregunto dónde podrá estar Thomas, debe saber de la llegada de Aedin en la brevedad. ¿Alguien sabe dónde está ese bueno para nada de mi hermano?—preguntó a Jhani, una de sus doncellas, y la más dotada en cuanto a escote.

-Está en el campo de tiro, mi señor.

-Llámenlo, tenemos que organizar los preparativos para la llegada de mi hermana.

-Así será, señor.

Dicho esto se fue, las demás empezaron a vestir a Rickard, quien utilizaría aquel día un jubón plateado con el escudo Baratheon del venado coronado sobre el pecho. Hizo crujir su cuello mientras recibía la comida y esperaba la llegada de su hermano.


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Thomas Baratheon
Casa Baratheon
Casa Baratheon
avatar

Mensajes : 9
Fecha de inscripción : 16/10/2011

MensajeTema: Re: La tormenta se acerca (Thomas y Aedin Baratheon).   Miér Oct 19, 2011 10:27 pm

Thomas practicaba tiro al arco, actividad que hacía la mayoría de las mañanas, tenía un toque casi mágico, un don de los dioses, para dirigir la flecha a cualquier lugar; cuando una de las doncellas de su hermano lo encontró.

-Veamos que quiere Rickard- Dijo para sí en tono tranquilo mientras guardaba el arco en la Aljaba junto con otras flechas, con paso tranquilo, guiado por la doncella, llegó a la habitación de su hermano.

-Me llamaste- Dijo sin tocar la puerta, el joven no llevaba camisa, tan solo un pantalón oscuro y un calzado del mismo color –Buenos días- Dijo al fin con una sonrisa en la boca.

-¿Qué será tan bueno, para que mi hermano mayor tenga que mandar a su doncella mas voluptuosa a buscarme a tan tempranas horas de la mañana?- Preguntó tranquilo mientras tomaba asiento.

Debía ser algo importante para que Rickard lo hubiese llamado a esa hora.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Rickard Baratheon
Casa Baratheon
Casa Baratheon
avatar

Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 14/10/2011

MensajeTema: Re: La tormenta se acerca (Thomas y Aedin Baratheon).   Miér Oct 19, 2011 11:20 pm

Rickard esperó con paciencia la llegada de su hermano menor quien, tal y como esperaba, se tomó su tiempo en llegar al Torreón de Maegor. El joven empezó a calzarse las botas, en la búsqueda de algo que hacer, aunque observar a sus doncellas también le mantenía ligeramente entretenido. Se detuvo unos instantes frente a Quina, la más joven y le comentó

-Muéstrame las tetas, a ver si me entretengo un poco mientras llega mi hermano—ella obedeció sumisamente y casi con un gesto jovial se descosió el escote, enseñándole un busto generoso y rosáceo que Rickard observó con diversión.

-Nada mal. ¿Qué edad tienes?

-Quince, mi señor.

-No te he dado mi semilla aún, ¿verdad?

-No, mi señor.

Rickard tenía la costumbre de acostarse con todas sus doncellas, bueno, al menos con las bonitas. En ese momento llegó Thomas.

-Ya puedes cubrirte, querida. ¡Thomas, efectivamente te mandé a llamar! ¿Tienes hambre? Tráiganle algo a mi hermano, y cúbrete las tetas, ¡Por el amor a los dioses!

Quina se cubrió, casi con miedo, la psicología de los nobles le resultaba algo de otro mundo.

-Thomas, Thomas… mi joven y poco experimentado en las artes de la vida hermano—Se levantó y se ató las botas en la parte baja de la pantorilla, se dirigió entonces al ventanal, y observando con calma colocó sus manos, entrelazadas, detrás de la espalda—No habrás olvidado que día es hoy, ¿Verdad? Como buen Baratheon debes estar consciente de que hoy es la llegada de nuestra querida Aedin—carraspeó—Sé que debes emplear la mayoría de tu tiempo dilatando el odio que sientes por nuestro sobrino en tus continuos ejercicios de guerra, ahorcando gallinas y esas cosas que tú haces pero… Hoy es un día importante, Aedin llega. Es la oportunidad perfecta para establecer una unión con la casa Stark, por fin, y así tener cierta hegemonía sobre el Norte.

Sonrió—Sé lo que dirás, Brandon, bla, bla, bla, él y yo, los mejores amigos por siempre. No lo dudo, de ninguna manera, pero comprende que la manutención del poder puede ser tan importante como las amistades. No sé si me entiendes.

Observó en todas direcciones.

-Las paredes tienen oídos. ¿Qué se comenta en las calles de Desembarco del Rey? Hace unas horas Jhani me comentó que el Grand Maester Octavius me había hecho llamar para una reunión urgente del Consejo del Rey. ¿Crees que esto me divierte? Demasiada burocracia, tener el culo en el trono parece menos complicado aún que tener que discutir asuntos triviales como las justas del mes próximo en honor al treceavo día del nombre de Brynden, nuestro amado, amado rey—comentó histriónicamente.

-En fin, a lo que vinimos. Supongo que ya preparaste todo para la llegada de Aedin, ¿me equivoco?—comentó, examinando a su hermano menor con gesto severo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Thomas Baratheon
Casa Baratheon
Casa Baratheon
avatar

Mensajes : 9
Fecha de inscripción : 16/10/2011

MensajeTema: Re: La tormenta se acerca (Thomas y Aedin Baratheon).   Miér Oct 19, 2011 11:36 pm

-Que venga la comida entonces- Dijo tranquilamente ante el comentario de su hermano…

“Mierda lo había olvidado” Pensó Thomas, había olvidado por completo que ese día llegaba su hermana, su única hermana.

-Momento, mandaremos a Aedin a casarse con un Stark, si lo que tiene son dieciocho, tomate las cosas con calma- Aconsejó Thomas, estaba en desacuerdo de casar a Aedin a tan pronta edad.

“¿Por qué hablará tanto?” Se preguntaba Alexander al escuchar la perorata de su hermano, y siendo sincero le sabia a mierda la política, esas ideas abstractas de paz, ect… no podían ir en un mismo contexto en el que él estuviese.

-Mmmm… Si, si, esta todo casi listo, solo faltan unos detalles- Mintió Thomas ante la pregunta de Rickard, no había hecho absolutamente nada para el recibimiento de Aedin, había estado ocupado entre unas piernas femeninas.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Aedin Baratheon
Casa Baratheon
Casa Baratheon
avatar

Mensajes : 31
Fecha de inscripción : 15/10/2011

MensajeTema: Re: La tormenta se acerca (Thomas y Aedin Baratheon).   Jue Oct 20, 2011 12:18 am

Camino por la explanada del castillo, escoltada por dos de sus inseparables guardias. Hace un par de años atrás se hubiera rehusado rotundamente a su escolta pero luego de la brutal emboscada que sufrieran su madre, ella y su guardia, cualquier tipo de protección era bien recibida, mas aun cuando se trataba de la tranquilidad de su madre.
Había salido desde sus tierras con el corazón roto de tristeza y ansioso de sangre. El deseo de venganza se contraponia de sobremanera a su tendencia pacifista, pero nunca antes había sufrido un dolor tan grande como la perdida de su hermano y eso, fuera quien fuera, era algo que se debía cobrar. Sabia que eso era tan solo una parte de los asuntos que atendría con sus hermanos en cuanto arribara a Desembarco del Rey, eso y el pequeño y desagradable asunto del "rey".
Con un suspiro de cansancio hecho una ultima mirada al cielo cada vez mas encapotado que anunciaba el comienzo de un día gris, antes de ingresar en el castillo.
Gracias, creo que desde aquí podre seguir sola .- Despidió a sus guardias, que intercambiaron miradas inseguros pero finalmente accedieron a darle el espacio que la joven necesitaba.
Dar con la ubicación de sus hermanos no fue difícil, una simple pregunta y sabia que ambos se encontraban en la habitación de Rickard, dar con esta fue aun mas sencillo, cualquiera que lo conociera bien sabia que era mas probable que la población femenina del edificio recordara mas el camino hacia sus aposentos que el nombre de su propia madre.
Parada frente a la puerta de su hermano, le dio una ventaja de diez segundos entre que sus nudillos golpearon y ella abrió la puerta, insolente, sabiendo que nunca se enojaría. Una vez dentro cerro la puerta y apoyo su espalda contra esta, observando a sus hermanos y arqueando una ceja ante la poca ropa de Rickard.
Bueno, espero que no les moleste que me les haya adelantado... temía interrumpir algo, nunca se sabe cuando se trata de tu habitación
Sonrió dulcemente y acomodo su cabello sobre uno de sus hombros, por ensima de un vestido particularmente pomposo que prácticamente se vio obligada a llevar para satisfacer a su madre dolida..
Lamento incomodarlos con mi pronta llegada, pero saben que las cosas por casa no son lo mismo desde...suspiro cansinamente y bajo su mirada al piso sin terminar la frase ...

Entonces...me convidaran algo con que comer o me tendran parada aqui de espaldas ala puerta el resto del dia?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Rickard Baratheon
Casa Baratheon
Casa Baratheon
avatar

Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 14/10/2011

MensajeTema: Re: La tormenta se acerca (Thomas y Aedin Baratheon).   Jue Oct 20, 2011 12:28 am

Rickard asintió, aprobando el creciente apetito de su hermano, indicó a sus doncellas que le sirvieran algo de comida y tomó asiento sobre su cama—Odio este lugar, hace demasiado frío por las noches y es un auténtico infierno en las mañanas. A veces envidio a los Stark y su condenado invierno eterno. ¡Dioses, vaya que lo hago!

Observó a su hermano con interés, mientras este comía cual Baratheon, empezó a juguetear con sus dedos e indicó a las doncellas que los dejaran solos, había algunas cosas que conversar.

-Thomas… ¿No preparaste nada en absoluto, verdad?—preguntó, con una media sonrisa que a todas luces declaraba un “debí suponerlo”—No sé por qué se me ocurrió dejar este asunto en tus manos. Aedin no es una plebeya, ni nosotros lo somos. A pesar de la comitiva que de seguro padre enviará con ella, precisa de un recibimiento propio, y no quiero que sea recibida por nadie más que no sea alguno de nosotros dos. Ni el maester ni la araña, ni siquiera un miembro de la Guardia Real.

Dejó caer el peso de su cuerpo sobre sus brazos, estirándose un poco, estalló en carcajadas tras el siguiente comentario de su joven hermano.

-¿Tomarme las cosas con calma? ¿Dieciocho? Hace más de nueve años que está lista para comprometerse, hace más de nueve años que está lista para que alguien plante su semilla en ella y dé a luz. Aedin, nuestra hermana, tiene más de nueve años lista para su destino, sé que te importa una mierda la política que intento mantener, pero si te preocupa por casualidad tu estilo de vida hedonista en el que no haces más que comer, matar leones y arrojar flatulencias será mejor que empieces a ayudarme a mantenerlo.

Se levantó.

-Los Stark implican algo más que un control territorial, implican afianzar los lazos de amistad que nos unen y reducir el poder que el Valle de Arryn está por ganar al unir a su hija mayor con Brandon. Aún queda Raphael, un muchacho del norte, apuesto, fuerte, Aedin no debería poner demasiadas trabas. Debe comprender la importancia de esta unión. Ya enviaré una carta a Lord Roland explicando la situación y convenceré más adelante a padre de nuestras intenciones.

Además, no puedes estar más encantados, Aedin es una Baratheon, es de la familia real y es hermosa y decidida. Ya quisiera yo tener a una mujer así y que no sea de mi sangre.

En fin—empezó, robándole un poco de panceta a su hermano—Será mejor que nos pongamos manos a la obra, el maester Octavius debería de estar por llegar.

Sin embargo, no fue el maestro Octavius quien llegó, sino la mismísima Aedin, Rickard abrió los ojos de par en par, luego vio a su hermano menor con gesto de reproche, luego de nuevo a Aedin y finalmente sonrió, dirigiéndose hacia ella y estrechándola entre sus brazos.

-Eres una cabeza dura, siempre evitando las llegadas majestuosas y colándote como una rata de alcantarilla. ¿Quién te ha recibido? Supongo que nadie, has hecho tu camino entre las penumbras, lo usual. Veo que has crecido, buenas tetas, buenas caderas, nada mal. Thomas por acá está hartándose de comida, ¡Dense un abrazo, carajo!

Se apartó un poco para que estos se saludaran y se recostó sobre la pared, observando con gesto distraído a sus hermanos menores. De alguna manera era él ahora el responsable de su seguridad, aunque estos supieran defenderse más que bien, pesaba sobre sus hombros cierto compromiso, era el hijo mayor, el futuro heredero de Bastión de Tormentas o… Quizás algo más.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Thomas Baratheon
Casa Baratheon
Casa Baratheon
avatar

Mensajes : 9
Fecha de inscripción : 16/10/2011

MensajeTema: Re: La tormenta se acerca (Thomas y Aedin Baratheon).   Jue Oct 20, 2011 12:41 am

-A mi me agrada- Respondió llevándole la contraria a su hermano, le gustaba hacerlo, era como un experimento social para ver cuánto aguantaba Rickard.

Thomas comía, había comido en la mañana, pero otro poco no estaría mal, además se dice que lo que no mata engorda, aunque si paró en seco ante la pregunta de Rickard.


-Sí, sí, tienes razón, no preparé nada para la llegada de Aedin, se me ha pasado- Se excusó Thomas, para seguir comiendo, aunque por poco no escupe lo que tenía en la boca ante la respuesta de Rickard.

-Podrá tener veinte, y seguiré en contra de su matrimonio- Aseguró tajante el joven, era difícil ver a Aedin como una mujer, la recordaba como la niña a la que molestaba y con la que se metía en problemas cuando niño.

-Bla bla bla, política y más política, haz lo que tengas que hacer, te apoyo- “Aunque a regañadientes” Dijo y pensó el joven, no le daba una muy buena espina los herederos Stark, bueno, no había tenido una buena espina desde que su sobrino había sentado su trasero en el trono de hierro.

Rickard tomó la última panceta que quedaba en el plato, una mirada singular salió de su rostro
–Manos a la obra- Dijo mientras se colocaba de pie, en ese momento vio la figura de su hermana posada en la puerta.

–¡Aedin!- Musitó de alegría el joven mientras se abalanzaba sobre su hermana, para así darle un gran abrazo, aun la veía como una niña, se negaba a aceptar que había crecido.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Aedin Baratheon
Casa Baratheon
Casa Baratheon
avatar

Mensajes : 31
Fecha de inscripción : 15/10/2011

MensajeTema: Re: La tormenta se acerca (Thomas y Aedin Baratheon).   Jue Oct 20, 2011 1:06 am

Estrecho en respuesta a Rickard y no pudo mas que soltar una suave carcajada al escucharlo.
Gracias por el cumplido..creo...y vamos, alguien tiene que defenderte, por supuesto que he venido antes!! ademas...hecho una mirada a su alrededor y le sonrio a Thomas desde los brazos de Rick...no es como si me hubiera adelantado por dias, solo son unas horas y creo...si mi intuicion y buena vista siguen igual de bien, que de todas formas se habian olvidado de mi llegada.
Le dedico una mirada de suficiencia a su hermano y se alejo para abrazar fuerte a Thom
Se que me extrañaban, solo les hice menos corto el sufrimiento.
Sonrio y se alejo de su hermano para robar algo de su plato y sentarse en la cama junto a el
Entonces...de que hablaban? si es de mujeres, sepanlo...no me interesa. Tenemos que matar a alguien? aunque lo decia con un completo tono de burla, habia algo en sus ojos que insinuaba las verdaderas intenciones detras de su tono despreocupado. Bajo su voz hasta convertirla en un susurro que solo podian oir ellos
Thom, es cierto lo que dicen?? andas retorciendo pescuezos de gallinas imaginando que es el rey?? Se burlo cariñosamente de el y rio con una alegria que hacia tiempo no sentia.
En serio, me alegra verlos chicos y sobre todo, solo a ustedes. Aun no me he cruzado con ninguna de las marionetas de su majestad .. escupio la ultima palabra como si la sola mencion del titulo le quemara la lengua... pero he notado en el trayecto el nerviosismo y el miedo con que se mueve la gente por el pueblo en presencia de los guardias...si hasta casi temi que nos atacaran, las cosas por aqui no estan nada bien, verdad?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Rickard Baratheon
Casa Baratheon
Casa Baratheon
avatar

Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 14/10/2011

MensajeTema: Re: La tormenta se acerca (Thomas y Aedin Baratheon).   Jue Oct 20, 2011 1:39 am

-Pues tendrás que acostumbrarte—había empezado a decirle Rickard a su hermano Thomas antes de la llegada de Aedin—, porque no está en tus manos decidir este tema. Sólo te lo comento, así no me tacharás de nada que no se te haya advertido con anterioridad. Minutos después llegaría Aedin y los tres, por fin juntos, tendrían una charla de lo más interesante. La risa de Aedin le hacía sentirse vivo, había extrañado a su hermana en demasía, era en verdad así.

-Por supuesto, nadie más que vos podría defenderme, oh, poderosa… No, no recuerdo que exista una palabra femenina para “caballero”—comentó, sabiendo que aquel tipo de comentarios le sacaban de sus casillas, no había nada más peligroso que tachar o estereotipar a Aedin Baratheon dentro del canon común de “dama de la nobleza”—. En fin, es bueno que hayas llegado, hay cosas que debemos hablar. No obstante, te preguntaré primero: ¿Cómo está padre?—Rickard tuvo la sutileza de no preguntar por su madre, con la que jamás había simpatizado demasiado.

Observó por la ventana, un cuervo se posaba sobre la torre del maestre. “Alas negras, palabras negras”, musitó en voz muy baja.

-¿Qué? ¡Oh, no…! Las mujeres ya se fueron. Thomas me tenía la habitación echa un chiquero con sus cochinadas, yo acabo de llegar de haber trabajado toda la noche, por supuesto—comentó muy seriamente.

Observó el último comentario de su hermano y no pudo evitar agarrar en pleno aire la broma fácil—Mi hermano pasa mucho tiempo retorciéndose el pescuezo, de eso no tengas dudas, por eso es tan difícil que te responda cuando tocas a su puerta—dijo con una media sonrisa endemoniada— , si volvemos a todo aquello que sea eminentemente figurativo, sí, todos odiamos a mi amado sobrino—agregó, bajando también la voz hasta hacerla casi inaudible.

-Comprenderás que es bastante complicado manejarse por aquí, el rey tiene muchas manos, ojos y demás partes del cuerpo, el truco está en saber granjearse amigos, más bien… “deudores”.

-Estiró ambos brazos y posó las manos sobre el alféizar de la ventana.

-No te han mentido, el niño rey, Brynden, ha tomado medidas de una calidez digna de Aerys el Loco. Ilegalizó cualquier fe que no sea la de los siete, en todos los terrenos al sur del Cuello, y según tengo entendido quiere extenderlo hasta el Norte. No me imagino cómo se tomará esto Brandon o Lord Roland. También aumentó la seguridad alrededor de su persona, invirtiendo gran parte del gasto público en redecoraciones y justas innecesarias. Ha gastado cantidades astronómicas de dinero en preparación para su decimotercer día del nombre, la gente se muere de hambre. No hay siquiera harina leudante para hacer pan, ¡No hay helado, Aiden, no hay helado!—exclamó horrorizado— Dio de baja a dos importantes miembros de la Guardia Real: Ser Allistair Clegane y Ser Tegaer Blackwood. Los sustituyó por esos pelmazos buenos para nada, los gemelos Frey, sus perros personales.

-Las tensiones entre Dorne y el Dominio aumentan, por otro lado, el niño rey no hace nada por detenerlas. Al menos nada más que fomentar la pugna con comentarios estúpidos durante las reuniones—negó con la cabeza—. Efectivamente, no te mintieron…

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Aedin Baratheon
Casa Baratheon
Casa Baratheon
avatar

Mensajes : 31
Fecha de inscripción : 15/10/2011

MensajeTema: Re: La tormenta se acerca (Thomas y Aedin Baratheon).   Jue Oct 20, 2011 2:43 am

Créeme que esa información fue por demás innecesaria
Contesto al comentario del estrangulamiento de gallinas por parte de Thom, riendo. Ademas, míralo! es increíblemente apuesto, seguro que puede elegir entre muchas mujeres para pasar la noche, no es asi??....sabes? mejor no contestes, se que ustedes no son santos monjes pero..son mis hermanos..MIOS.
Se encogió de hombros y tomo un trago de la bebida de Thom, se demoro pasando un dedo lentamente por el borde de la copa mientras sopesaba las palabras para responder a Rickard, poniéndose seria.
El esta...viejo. En serio, es como si de repente todos los años le hubieran caído encima, lo de Glacius fue...devastador y el que ustedes no estén sinceramente..tampoco ayudo mucho. Esta descuidando mucho sus deberes para con nuestras tierras, no esta comiendo como debería y pasa largas horas al día solo, simplemente deambulando por ahí, evadiendo a la gente. Aunque madre haga....se callo instantáneamente al caer en la cuenta que el no quería oír sobre ella y no necesitaba joderlo con aquello, así que guardo silencio y se aclaro la garganta antes de seguir....bueno, las cosas no están bien. Estuve ayudándolo con la organización de los pueblos sobre los limites de la tierra pero era hacerlo sola y, aunque odie de sobremanera admitirlo, ustedes saben que no son muchos los hombres que aceptan ordenes de una mujer, sin importar el apellido.
Dejo escapar un suspiro de resignación, no le hacia gracia llevar aquellas noticias a sus hermanos luego de tanto tiempo, pero no podía mentirles y dibujarles rosas donde solo habían espinas. En el silencio que siguió a continuación, aliso el ya de por si perfecto vestido sobre sus rodillas y jugueteo nerviosamente con sus dedos.
Lamento que las nuevas no sean buenas...pero no puedo mentirles.

Así que todo lo que había escuchado del rey era cierto y mas aun, peor. Negó con la cabeza mientras lo escuchaba, sintiendo que todo ese rencor tenia una clara justificación, aunque claro, que se podía esperar de un niño? Y se aferro a esa idea, la del niño, para no salir en ese momento fuera, buscarlo y comprobar con sus propias manos si era capaz de mantener la cabeza en su lugar cuando su espada la separara de su cuello.
Es una completa locura, el podrá ser el rey pero...que no hay nadie que se oponga? nadie que al menos intente guiarlo antes que nos lleve a todos a la destrucción?
Apretó los puños con fuerza sobre su regazo, recordando las miradas de desconfianza y terror que fueron dirigidas hacia sus guardias y transporte. Peor aun, recordó a los niños pequeños que había visto durante su viaje. Las miradas vacias que habitaban ojos que parecían ya no tener lugar para juegos y alegría. Si un niño perdía las ganas de jugar, que quedaba entonces para todos ellos?
Esto es mucho peor de lo que había escuchado, por favor...solo díganme que hay gente dispuesta a hacer lo que se tiene que hacer...
Hecho una significativa mirada a sus dos hermanos. No diría allí las palabras "frenar al rey", pero lo que sus labios no pronunciaban, lo gritaba con sus ojos.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Rickard Baratheon
Casa Baratheon
Casa Baratheon
avatar

Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 14/10/2011

MensajeTema: Re: La tormenta se acerca (Thomas y Aedin Baratheon).   Jue Oct 20, 2011 12:14 pm

Rickard rió también—Mi querida hermana, conmigo todas las informaciones son por demás innecesarias—acotó, mientras se hurgaba los dientes con el dedo meñique de la mano derecha, hecho esto se dirigió hacia su armario y extrajo de allí una pesada daga, de acero valyrio, regalo de su padre, sus hermanos bien la conocían bajo el nombre de “Quorra”. Tomó asiento en la cama y empezó a afilarla con una piedra de amolado.

-¡Increíblemente apuesto? Probablemente, pero invierte más su tiempo acariciando su propia espada que estando con una mujer, una mujer fuerte, vigorosa. En fin… —río— Vaya, ¡ahora somos de tu propiedad?—preguntó con gesto jovial.

El tono de su hermana cambió, ahora hablaban de su padre. Escuchó todo muy atentamente, luego miró hacia la ventana y empezó a hablar—Quiero que ustedes dos me escuchen y que me escuchen muy bien. Dentro de poco padre nos abandonará dejando a Bastión de Tormentas sin un Lord regente. Temo mucho que morirá de pena más que de vejez. Glacius siempre fue su favorito y, quizás a excepción de ti Aedin, los demás poco tuvimos que ver con él, poca importancia nos dio. No pongo en duda que en algún momento le habremos brindado cierto orgullo pero ¿Qué podría superar a un hijo rey? Aunque no fue ningún logro, fue herencia, no como nuestro bisabuelo, que ganó la corona a pulso de guerra—carraspeó, sin dejar de hendir la daga en la piedra de amolado—. Podemos confiar en la sabiduría del maestre Crester, siempre cuidó de nosotros y no dudo que lo haga con padre, pero… Alguien debe hacerse cargo de Bastión de Tormentas—quedóse mirando a su hermano menor—Thomas, si padre pudo renunciar a la corona yo puedo renunciar a mi poder sobre Bastión. Te lo lego a ti, en cuanto padre muera serás tú el encargado de las Tierras de la Tormenta.

Miró hacia ningún lugar—Yo tengo labores más importantes que hacer aquí. Pero, de momento, aunque la salud de padre ha enflaquecido sé que podrá soportar un tiempo más. Aedin, el rey tiene muchos opositores, pero ningún líder fuerte que se le manifieste en contra. Tienes que entender algo, lo veo en tus ojos, veo la semilla del despojo. Si lo hacemos, será traición, y si fallamos, nos pasarán a todos por la espada. Es una línea muy fina entre ser considerados ingratos a la sangre o héroes por la historia.

Negó con la cabeza—No, nuestra primera movida no debe ser violenta, sino sutil, debemos lograr que uno de nosotros—se señaló así mismo y a Thomas—sea nombrado Mano del Rey, pienso en mi caso, de todas formas. Pero no debemos olvidar tu compromiso con nuestras tierras. Lo que más me importa en este momento, de cualquier manera, es conseguir el puesto de Jefe de la Moneda. Nada extorsiona y domina más que el poder de la economía.

-Una guerra sin fieles no es más que un suicidio, recordemos que detrás del niño rey hay miles de hombres que no dudarían en despellejarnos. Hay que hacerlo bien o terminaremos, en su lugar, provocando una guerra civil.

Levantó el rostro, mirando a Aedin—Es tiempo entonces de que hagamos nuestro primer pacto. Uno sencillo—Hermana, en vista a las últimas medidas que el niño rey ha tomado y que, por supuesto, ofuscarán al norte, quien no dudará en unirse a mí. Te uniré en matrimonio a la casa Tyrell.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Aedin Baratheon
Casa Baratheon
Casa Baratheon
avatar

Mensajes : 31
Fecha de inscripción : 15/10/2011

MensajeTema: Re: La tormenta se acerca (Thomas y Aedin Baratheon).   Jue Oct 20, 2011 2:14 pm

Escucho atentamente a su hermano pero no pronuncio palabra. En un mundo donde la vida se vendía al mejor postor, no resultaba para nada extraño que, sin morir aun su padre, ya estuvieran organizándose para tomar el trono. Aparto la mirada de sus hermanos y se dispuso a examinar la habitación, fingiendo un renovado interés en la decoración del lugar aunque su mente estuviera muy lejos de allí. Conocía muy bien la frialdad que su padre profesaba para sus hijos y sabia de sobras que si ella no hubiese sido mujer el resultado no habría sido distinto que el de sus dos hermanos. Comprendía a la perfección su enojo, por así llamarlo, pero no eso no podía evitar una onza de dolor en su pecho al escucharlo hablar así. Iba a sugerir una reunión mas tarde, así ella podría ubicarse debidamente en sus aposentos cuando su hermano la devolvió a tierra con sus planes. Sintió su corazón detenerse al tiempo que un sudor frío llego a sus manos. Giro sobre sus talones y clavo sobre el toda la fuerza de su azul mirada, mezcla de miedo, enfado y sorpresa.

No estarás hablando en serio...tu no..no puedes hablar en serio!

Volteo la mirada hacia Thomas y encontró sus ojos, Tu no puedes estar de acuerdo con esto, verdad?
Por un instante abrió su boca, pero no supo que decir y la cerro nuevamente mirando a su hermano mayor. De acuerdo, no era ninguna sorpresa aquello, quizás lo verdaderamente sorprendente es el tiempo que se había demorado en tomar una decisión así, tanto que ya había comenzado a albergar la esperanza de que nunca tuviera que unirse en matrimonio a nadie. Un razonamiento extraño para las mujeres de la época pero bien sabia ella que no tenia ni un pelo de mujer convencional. Si en algún lejano momento había considerado el emparejarse formalmente con alguien, ese deseo murió junto a la persona con la que soñaba de niña.

Y un Tyrell?? un Tyrell hermano?? Supongamos por medio minuto que estoy de acuerdo y que me parece una unión de los mas sensata, cosa que no es asi, y accedo...Un Tyrell? eso le daría demasiado poder a los Arryn, no crees que una alianza estable entre el norte y el sur es peligrosa? Eso sin contar que YO haria peligrar la vida de mi marido solo porque nunca estuve de acuerdo con esto. Al menos los Stark tienen un mejor linaje...no confió en los Tyrell, pero claro, seguro que eso no cuenta.

Se sentó lejos de ellos, con muchas ganas de llorar o simplemente salir corriendo, pero guardo su compostura con el orgullo que la caracterizaba, sabiendo en el fondo, que mas allá de toda replica, no le quedaría mas alternativa que acatar las voluntades de su hermano.






Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Thomas Baratheon
Casa Baratheon
Casa Baratheon
avatar

Mensajes : 9
Fecha de inscripción : 16/10/2011

MensajeTema: Re: La tormenta se acerca (Thomas y Aedin Baratheon).   Jue Oct 20, 2011 5:23 pm

Thomas escuchaba la conversación entre sus hermanos, -Hay que dilatar la ira- Se excusó ante el comentario de las gallinas mientras una sonrisa se esparcía por su rostro.

Luego de una perorata eterna, entre Rickard y Aedin, en la que el joven no participó, estaba ocupando viendo por la ventana, se decidió que sería el heredero de Bastión de las tormentas una vez que padre muriese, cosa que pasaría tarde o temprano.

El joven aceptó, y luego de aquello vino el reproche de Aedin al enterarse que iba a ser comprometida con un Tyrell,
-Por supuesto que no lo estoy- Respondió Thomas con el ceño fruncido.

Rickard iba a comprometer a Aedin con un Tyrell, una locura, y ella mostró su descontento
–Aedin cálmate- Aconsejó el joven al ver que su hermana se alejaba.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Rickard Baratheon
Casa Baratheon
Casa Baratheon
avatar

Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 14/10/2011

MensajeTema: Re: La tormenta se acerca (Thomas y Aedin Baratheon).   Jue Oct 20, 2011 5:36 pm

Rickard no esperaba una respuesta menos sobresaltada, asustada y estremecida que la que obtuvo de parte de su hermana. Su gesto no era de júbilo o satisfacción, sobre aquello no debía guardarse duda alguna. Supuso que Thomas tampoco estaría de acuerdo, aquella familia suya no terminaba de abstraerse, de jugar con la imaginación sociológica y observar todas las interrelaciones implicadas en aquello. Respiró profundamente, dirigiendo su mirada al campo de entrenamiento a unos cien metros por debajo de su posición.

-Hablo muy en serio, y no corresponde a una dama de enseñanza como la tuya tomar una actitud tan poco sobria y desinteresada.

Se acercó a su hermana y la tomó por los hombros, un semblante oscuro rodeó a Rickard— ¿Qué esperabas, que te emparejara con algún Stark? Con Raphael Stark, ¿quizás? Intenta ponerle un poco de lógica a la situación—clamó—Los Arryn no representan un problema ahora que me he puesto a analizarlo, no trates de utilizar mi discurso como tu salvación. Verás, Brandon y yo somos como hermanos, ninguna Arryn hará que eso cambie, ninguna mujer, en general, hará que eso cambie, ni de su lado, ni del mío. Puedo contar con su apoyo no sólo por esas razones, sino porque el niño rey es todo aquello que es contraria a las creencias del norte del cuello, a las creencias de Winterfell.

Guardó su daga en el cinto del jubón.

-Por otra parte, Aurora Stark es una Tyrell, ¿O es que acaso lo olvidas? Los señores de Altojardín poseen un ejército cinco veces mayor al de los Stark, ¿por qué pensarías lo contrario? Los únicos ejércitos equiparables son los Lannister y los nuestros, el ejército de los hombres de la corona. Si hablamos de linaje los Tyrell están tan a la altura como los Stark, de parte de los Tyrell han nacido los más grandes caballeros y se dice poseen sangre real, sangre valyria entre sus venas. Al igual que nosotros y los Targaryen. ¿Has olvidado al caballero de las flores, a aquel lejano y amado Loras Tyrell?

Sonrió, volviendo a tomar a su hermana por los hombros—Entiendo que tus comentarios poco fundamentados son propios de la desesperación, pero, debes hacer esto… Por tu casa, tu honor y, sobre todo, por mí…

Se dirigió a la puerta—En cuanto a ti, Thomas, quiero que te dirijas a Altojardín y propongas un encuentro, es mucho más amable que enviarles un apestoso cuervo. ¿Puedes hacer eso por mí? Cuanto antes mejor.

Una vez Thomas salió de la habitación, Rickard miró con gesto ufano a su hermana—No creas que no estoy harto de los Arryn, tengo suficiente con nuestra madre.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Aedin Baratheon
Casa Baratheon
Casa Baratheon
avatar

Mensajes : 31
Fecha de inscripción : 15/10/2011

MensajeTema: Re: La tormenta se acerca (Thomas y Aedin Baratheon).   Jue Oct 20, 2011 7:09 pm

No quiero un Stark, no quiero a nadie. No te gusta mi comportamiento? pues debiste verlo venir desde el momento en que te pedí que me enseñaras a desenvainar una espada y accediste.
Lo escucho con lagrimas en los ojos que se rehusó con todas sus fuerzas a dejar descender por sus mejillas. Lo único que minimamente en ese momento le dio algo de consuelo, fue saber que al menos uno de sus hermanos pensaba lo suficientemente en ella como para no estar de acuerdo con semejante locura. Pero, que podía esperar al fin y al cabo? las mujeres, las nobles mas que nada, eran algo mas parecido a un bien ganancial que a un ser humano y de todas formas, su descontento recaía en que ya había albergado la mínima esperanza de no tener que pasar por ello. Bien, si ese era su destino, para ella, su casa y su familia, por su honor que lo haría...pero no lo perdonaría. Respiro profundamente para guardar su compostura, por todos los dioses, si alguno la escuchaba, por que no se quedo en Stormlands? Ella no soñaba con casamientos, a veces incluso se sorprendió pensando que el titulo no era mas que un impedimento para terminar una vida feliz. Lo único que ella anhelaba, mas que nada, era simplemente ser una mujer libre, estaba claro que estaba demasiado lejos de su alcance. Pensó en su madre, casada de igual forma que ella, porque era lo mas "conveniente" y pensó en el trato frío entre sus padres, las tardes que la encontró llorando y en como desde pequeña se prometió que ella no tendría lo mismo...y allí estaba, caminando directamente al mismo destino.Elevo su mirada estoicamente hacia su hermano mayor.
Si eso es lo que quieres de mi, entonces asi se hara mi señor...
Hiso una reverencia propia al hombre noble que el era, marcando un claro lugar en el punto que todo aquello lo posicionaba a el para ella.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Rickard Baratheon
Casa Baratheon
Casa Baratheon
avatar

Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 14/10/2011

MensajeTema: Re: La tormenta se acerca (Thomas y Aedin Baratheon).   Jue Oct 20, 2011 7:26 pm

Rickard escuchó las últimas palabras de su hermana con gesto inexorable e inflexible—Será mejor que no te pases de lista, Aedin. No tienes porqué tratarme tan fríamente, lo único que puedes obtener de algo así es que yo te corresponda y ese camino no es el adecuado—Rickard Baratheon podía ser la persona más simpática del mundo, pero también era muy cuidadoso en cuanto a sus planes.

-En fin, pensaremos en eso luego. Por ahora, termina de comer, tenemos un largo día por delante ahora que Thomas se ha ido, lo principal, creo yo, es que conozcas a nuestro amado soberano. Te presentaría yo mismo pero tengo asuntos que atender con el maestre Octavius. Puedes ahora proceder a la sala del trono, a esta hora el joven rey debe estar humillando su título a la sombra de sus estúpidas convicciones valorativas.

La detuvo antes de que esta se fuera.

-Una cosa más, ten muchísimo cuidado con lo que dices o haces. Los muros tienen oídos, arañas, dedos y sobre todo, espadas.

Le guiñó un ojo.

-No te vayas demasiado lejos, quiero que esta noche cenemos con alguien que es importante conozcas. Ahora ve a presentar tus servicios al rey y ven a verme cuando anochezca a la Cámara del Consejo del Rey.

La despidió con un beso en ambas mejillas.

-Te amo, sé una buena chica.

Dicho esto, fue él quien abandonó la habitación.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Aedin Baratheon
Casa Baratheon
Casa Baratheon
avatar

Mensajes : 31
Fecha de inscripción : 15/10/2011

MensajeTema: Re: La tormenta se acerca (Thomas y Aedin Baratheon).   Jue Oct 20, 2011 8:26 pm

Medio sonrió al escucharlo, no porque le causara gracia sino porque no pudo hacer mas con la ironia de la situacion. Que mas daba como lo tratara si el resultado seria el mismo? Ni modo, asintio en silencio sin decir una palabra y prestando atencion a las suyas. Conocer al mocoso, Ho si, justo cuando pensaba que su dia no podia ir peor. Lo despidio con expresion neutral mientras pensaba en la maraton de informacion que circulaba en su cabeza.
Comer, lo ultimo que queria era comer, sentia el estomago cerrado y tenia medo que si ingeria algo esto saldria luego cuando viera al enano y que los dioses la ayudaran si eso pasaba. Con sus ganas de salir corriendo y gritar muy fuerte, contuvo su temple como le habia enseñado su madre y se dispuso a sentarse, respirar y tomarse las cosas con la mayor calma.
Quizas deberia haber prestado mas atencion a las enseñanzas de madre porque medio minuto mas tarde el plato que antes fuera de Thom volo hacia la pared mas cercana y ella abandono la habitacion hecha un torbellino de emociones.
Busco a sus guardias, a los que encontro en el patio principal y les ordeno que arreglaran todo para marchar, cuando le preguntaron si volvian a Stormlans y ella nego, los caballeros no se movieron, evidentemente Rickard, una vez mas se le habia adelantado...o simplemente eran unos cobardes.
Dio la batalla por perdida, aunque se negaba a perder la guerra, pero su logica le instaba a pensar friamente y tomar decisiones cuando su cabeza no fuera un volcan en erupcion.
Volvio alcastillo, pidio que la llevaran a sus aposentos, donde habian ya acomodado sus pertenencias y eligio un bonito y fino vestido para presentarse ante el moc...rey, ante el rey Aedin, se recordo mentalmente mientras frente al espejo hacia lo que podia con su cabello. En su estado no toleraba la presencia de nadie mas a su lado, ni siquiera para que la ayudara en lo referente a su imagen. Tan distinta a su sumisa madre, tan distinta a todas.
Con un suspiro de resignacion contemplo su reflejo una vez mas, se aseguro que hasta el mas fino cabello estuviera en su lugar y solo entonces partio para encontrarse con quien debia.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: La tormenta se acerca (Thomas y Aedin Baratheon).   

Volver arriba Ir abajo
 
La tormenta se acerca (Thomas y Aedin Baratheon).
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» 2012 - ¿Se acerca el Fin del Mundo?
» Rumor circula en Internet acerca de 3 naves hacia la Tierra
» Cuento: La Tormenta
» Lechucería Thomas Armstrong
» [Trama Baroque] La Tormenta Mermada y el viento cortante

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Winter is Coming :: King's Landing :: La Fortaleza Roja :: El Torreón de Maegor-
Cambiar a: